Saltar al contenido
Portada » Echo de menos a mi perro

Echo de menos a mi perro

  • por
Echo de menos a mi perro

Echo de menos a mi perro cuando voy a trabajar

Su pérdida es significativa y es lógico que se sienta triste cuando piense en su mascota. Permítase experimentar el dolor de su pérdida. Muchas personas intentan aguantar las lágrimas porque creen que si empiezan a llorar no podrán parar, pero lo hacen. Llorar estimula la liberación de endorfinas, que son los agentes curativos naturales de nuestro cuerpo. Ocultar nuestras emociones o mantener las lágrimas en el interior puede agotarnos la energía que, durante el proceso de duelo, no podemos permitirnos perder.

Puede que pienses que nadie que conozcas entiende por lo que estás pasando, y lo cierto es que nadie más que tú sabe exactamente qué sentimientos tenías por tu mascota. Los amigos o compañeros de trabajo pueden decir cosas como “sólo era un perro” o “puedes conseguir otro caballo”. Puede que recibas consejos como “simplemente ve al refugio y elige otro gato. Hay tantos gatitos que necesitan un hogar”. Estos comentarios suelen expresarse con preocupación, pero a menudo quienes pronuncian estas palabras no han vivido la maravillosa experiencia de tener un vínculo estrecho con un animal. Además, algunas personas simplemente no saben qué decir a alguien que ha experimentado una pérdida importante, y sin saber lo hirientes que pueden ser los clichés, dicen cualquier cosa para llenar el silencio. Aunque su vínculo con su mascota es único y especial, hay muchas otras personas que también aman profundamente a sus animales y han perdido a esos compañeros. Si es posible, busca a estas personas y comparte tu experiencia con ellas. Únase a un grupo de apoyo por la pérdida de una mascota o por el duelo. Llame a la Sociedad Humanitaria o al Hospicio de su localidad para obtener información sobre dónde encontrar apoyo emocional. Si tiene acceso a Internet, visite sitios web sobre la pérdida de mascotas. Si cree que le gustaría hablar con un profesional sobre su dolor, hay varios terapeutas y consejeros especializados en el duelo. Sin embargo, cuando concierte una cita, asegúrese de preguntar si el consejero o terapeuta tiene experiencia en trabajar con personas que sufren la pérdida de una mascota.

  Cuál es el órgano más grande del cuerpo humano

Cuando mi perro murió una parte de mí murió

Amar a un perro es conocer realmente el significado del amor incondicional. Si has tenido la suerte de compartir tu vida con un perro, sobre todo con un “alma gemela” que ha fallecido o se acerca al final de su vida, también tienes la otra cara de una relación tan fuerte: el duelo. Cada experiencia de duelo es única, así que no puedes estar realmente preparado para la pérdida de tu perro.

Algunas de las cosas que puede hacer o pensar durante el duelo pueden hacerle pensar que se está volviendo loco. Este artículo le ayudará a entender algunos de los sentimientos, comportamientos y pensamientos comunes que pueden surgir con la pérdida de su perro. Espero que, aunque un artículo no pueda deshacerse de la tristeza ni llenar el vacío de su corazón, le anime a encontrar una forma de crecer a partir de esta experiencia y a verla como un regalo más de su perro.

Puede que le sorprenda tener tanto dolor por la pérdida de su perro, o estar experimentando dolor antes de que su perro se haya ido. Este dolor es completamente normal, y puede ser malinterpretado por la gente que le rodea. Puede que le acusen de exagerar. Al fin y al cabo, es “sólo un perro”. Incluso es posible que te lo digas a ti mismo y que intentes evitar trabajar en tu dolor manteniéndote ocupado o intentando “deshacerte de él” lo antes posible.

  Frases para decir te echo de menos

Por qué echo tanto de menos a mi perro

El 2020 ha sido un año difícil para mucha gente: algunos amigos han perdido a miembros de su familia, lo que me hace sentir culpable por estar tan afectada por mi perro. No quiero tener hijos, y mi novio dice que me tomo esta pérdida tan a pecho porque mi perro era mi hijo.

Mientras que la muerte de un ser querido suscita la compasión y el apoyo de otras personas, la simpatía y el reconocimiento que recibimos tras la muerte de una mascota suelen ser lamentablemente inadecuados para nuestra devastación. Esta falta de apoyo puede hacer que la pérdida de una mascota sea aún más dolorosa y difícil. También puede hacer que nos cuestionemos la idoneidad de nuestros sentimientos, que es lo que escucho cuando me dicen: “Algunos amigos han perdido a miembros de su familia, lo que me hace sentir culpable por estar tan afectado por mi perro”.

Muchos de mis pacientes han perdido a sus queridas mascotas, y yo he perdido un par de las mías a lo largo de los años. Soy dolorosamente consciente de lo devastadora que puede ser la pérdida, pero también sé que, como con cualquier forma de duelo, hay pasos que puedes dar para ayudarte a procesar la pérdida y comenzar tu recuperación.

Echo de menos a mi perro cuando me voy de vacaciones

Amar a un perro es conocer realmente el significado del amor incondicional. Si ha tenido la suerte de compartir su vida con un perro, sobre todo con un “alma gemela” que ha fallecido o se acerca al final de su vida, también tiene la otra cara de una relación tan fuerte: el duelo. Cada experiencia de duelo es única, así que no puedes estar realmente preparado para la pérdida de tu perro.

  Parte del sistema nervioso autónomo

Algunas de las cosas que puede hacer o pensar durante el duelo pueden hacerle pensar que se está volviendo loco. Este artículo le ayudará a entender algunos de los sentimientos, comportamientos y pensamientos comunes que pueden surgir con la pérdida de su perro. Espero que, aunque un artículo no pueda deshacerse de la tristeza ni llenar el vacío de su corazón, le anime a encontrar una forma de crecer a partir de esta experiencia y a verla como un regalo más de su perro.

Puede que le sorprenda tener tanto dolor por la pérdida de su perro, o estar experimentando dolor antes de que su perro se haya ido. Este dolor es completamente normal, y puede ser malinterpretado por la gente que le rodea. Puede que le acusen de exagerar. Al fin y al cabo, es “sólo un perro”. Incluso es posible que te lo digas a ti mismo y que intentes evitar trabajar en tu dolor manteniéndote ocupado o intentando “deshacerte de él” lo antes posible.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad