Saltar al contenido
Portada » Porque tengo tan mala suerte

Porque tengo tan mala suerte

  • por
Porque tengo tan mala suerte

¿por qué tengo tan mala suerte en el juego?

Sí, a veces la vida arroja bolas curvas. La gente sufre accidentes, se pone enferma, es víctima de un delito o de un trauma infantil. Perdemos a nuestros seres queridos, perdemos el trabajo. Las dificultades nos ayudan a aprender y a crecer. No es divertido, ni un paseo por el parque, pero desarrollamos la capacidad de recuperación y adquirimos claridad sobre lo que valoramos.

Pero si tu suerte se agria casi a diario, o al menos semanalmente… ¿Y hay un patrón en ello? ¿Si siempre eres, digamos, el que la gente defrauda, o el que recibe mentiras, o el que constantemente acaba con parejas que no son lo que parecen?

Aceptará un trabajo que no le gusta realmente, diciéndose a sí mismo que “estará bien”, sólo para ser terriblemente infeliz y decir “no tenía idea de que sería tan aburrido, es sólo mala suerte”. Pero ya sabías en la entrevista que sonaba aburrido.

Conocerás a alguien que te pone nervioso pero seguirás saliendo con él. Y más tarde afirmarás ‘parecían tan agradables pero quién iba a decir que eran narcisistas’. Y sin embargo… lo hiciste. En esa primera cita, si eres sincero contigo mismo, te sentiste incómodo.    Pero lo ignoraste.

  Poemas tristes de la vida

¿por qué tengo tan mala suerte con el dinero?

La gente suele suponer que la buena suerte es fruto del puro azar. Sin embargo, hay múltiples factores que afectan a su capacidad de encontrar la buena fortuna. La mayoría de las personas encuentran el mismo número de oportunidades cada día. Sin embargo, albergar una mentalidad negativa o autodestructiva puede impedirle ver la buena fortuna que le rodea. Puedes aumentar tus posibilidades de tener buena suerte saliendo de tu zona de confort y probando cosas nuevas. Puedes cambiar tu mentalidad para evitar patrones de pensamiento autodestructivos. Por último, busque ayuda externa de amigos y otras personas. Rodearte de gente positiva puede ayudarte a estar más abierto a la buena suerte en tu propia vida.

¿por qué tengo tan mala suerte en apex?

Ayer fue viernes 13. Mucha gente cree que ese día da mala suerte. No es raro escuchar historias de vuelos y citas médicas canceladas. Los temerosos alterarán sus rutinas diarias en un intento de evitar situaciones que tienen el potencial de volverse amargas. No quieren estar en una situación de mala suerte.

Hace un año hablaba con un amigo. Nos habíamos conocido recientemente debido a nuestra afinidad con los blogs. Vivíamos en la misma ciudad, así que quedamos para la hora feliz. Teníamos más cosas en común que los blogs. Las dos éramos mujeres de éxito en la treintena. Éramos dueñas de nuestras casas. Habíamos viajado. Las dos tenemos un perro. Y las dos estamos solteras.

  Ser amigo de tu ex para recuperarla

Sin embargo, la verdad es que si hay un área de mi vida en la que me siento más desafortunada es mi vida amorosa. A menudo me he preguntado si he tomado un camino equivocado. ¿Estoy siendo castigada por pecados pasados? ¿He renunciado prematuramente a alguien que no era tan malo?

Ya sea en el amor o en el dinero, en la salud o en la apariencia, puede que tú también te sientas desafortunado. Puede que sientas que la vida te ha repartido una mala mano y que no hay nada que puedas hacer al respecto. En el momento en que empiezas a creer que la vida te ha tratado injustamente y que esto es sólo la mano que te ha tocado es cuando pierdes tu poder. Tus creencias se convierten en una profecía autocomplaciente.

¿por qué tengo tan mala suerte en el gacha?

¿Te sientes a menudo con mala suerte? ¿Siempre tienes mala suerte? Hay un viejo chiste que dice que hay que fijarse en el bache de la carretera. Cuanto más lo mires, más posibilidades tendrás de caer en él.

Si algunas de estas ideas te resultan familiares, es posible que hayas adoptado una mentalidad pasiva. Puede que hayas creído que no tienes mucho poder personal en algún momento de tu vida. Este enfoque pasivo puede haberse desarrollado a causa de un acontecimiento vital perturbador, de momentos estresantes en la infancia o de relaciones rotas.

Ser pasivo es una forma de sentirse seguro y protegido. Pero también puedes sentir que la vida pasa de largo. Ves a los demás prosperar mientras tú te sientes ignorado y sin suerte. A otras personas les suceden cosas buenas, y a ti te toca el extremo corto de la vara. Todo esto puede convertirse en una profecía autocumplida.

  El que deja se arrepiente

A veces nos centramos tanto en los problemas de nuestra vida que pasamos por alto las cosas importantes que van bien. Si te sientes desafortunado en este momento, es posible que tus ojos se centren más en los problemas que en lo positivo. Los seres humanos nacen con instintos protectores, y uno de ellos es ser precavidos y pesimistas cuando nos sentimos inseguros. Te centras en la amenaza sin fijarte en todo lo demás que va bien.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad