Mirador hoces del duraton

  • por
Mirador hoces del duraton

Pedraza

Este hotel de gestión familiar fue excelente en todos los aspectos. Nuestro viaje no estaba planeado, nuestro coche se había averiado y nos llevaron a este pueblo y tuvimos que conseguir alojamiento de emergencia. Qué joya. Aunque hablaban muy poco inglés, y nosotros muy poco español, su ayuda para intentar conseguir información sobre la reparación de nuestro coche fue maravillosa. Nos permitieron mantener nuestras habitaciones durante el día con la esperanza de que nuestro coche estuviera reparado por la tarde y no nos cobraron por una salida tan tardía. Una familia encantadora, un hotel encantador. Lo recomiendo encarecidamente.

Tranquilo, ubicación rural, bonitos paseos locales a través de los bosques de pinos, terraza para comer al aire libre y disfrutar del bonito jardín. El pueblo local de Sebulcor estaba a sólo unos minutos a pie con una tienda, 2 hoteles y varios bares y restaurantes.

Sepúlveda españa

Esta zona es famosa por su colonia de nidificación de buitres leonados (más de 600 parejas con excelentes resultados reproductivos cada año). Los escarpados acantilados de la garganta han creado el lugar perfecto para la nidificación de estas increíbles aves carroñeras y las enormes llanuras y montañas que rodean esta zona tienen, obviamente, una abundante oferta de alimentos.

En la zona protegida del Parque Natural de las Hoces del río Duratón existen diferentes hábitats en función de las condiciones climáticas y las diferencias de suelo. Se han registrado casi 600 especies de flora y se pueden distinguir tres zonas diferentes y determinadas.

La zona de páramos: Ocupa la mayor parte de la superficie del parque y se sitúa en la zona alta, donde el suelo es seco y pobre. Aquí podemos encontrar enebro común y enebro espinoso con tomillo, aliaga, salvias, lavandas y otras plantas de matorral. Los enebros, en particular, se han visto muy afectados por las prácticas agrícolas mal concebidas a lo largo de los años y en muchos lugares han sido sustituidos de forma natural por el tomillo y la aliaga, más resistentes. En algunas zonas, sobre todo en la zona suroeste, hay plantaciones de pino resinero, aunque hoy en día están prácticamente abandonadas.

Sepúlveda

Se encuentra en el noreste de Segovia, en el Macizo de Sepúlveda, y se extiende por terrenos de los municipios de Sepúlveda, Sebulcor y Carrascal del Río, todos ellos en la provincia de Segovia. El río ha excavado las Hoces del río Duratón en la roca caliza, que se formó en la Era Mesozoica, hace unos 140 millones de años; en esta zona el río se ha encajado en un profundo cañón, este encajonamiento se debe fundamentalmente a la acción erosiva del agua combinada con la fracturación de la roca. Los asentamientos de población en el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón se remontan a la prehistoria, habiéndose encontrado restos de cerámica neolítica, aunque la gran mayoría de los hallazgos son de la Edad del Bronce, de esta época son también las pinturas rupestres descubiertas en el parque.

En el parque, alrededor de los 27 kilómetros de hoces de paredes escarpadas de más de 100 metros de altura en algunos lugares, que ha formado el río Duratón, las construcciones campesinas tienen un alto interés etnológico. Construcciones tradicionales como cabañas de pastores y corrales para el ganado, refugios para los resineros que explotaban los pinos, palomares y muros de separación de huertas y molinos con sus presas, reflejan el trabajo y las necesidades vitales de los antiguos habitantes de la zona.

Castilla españa

A lo largo de unos 27 kilómetros de su curso, el río Duratón atraviesa la roca caliza, alcanzando en algunos puntos una profundidad superior a los cien metros. Los acantilados albergan una enorme población de aves que anidan en ellos. Una zona de más de 5000 hectáreas fue declarada Parque Natural en 1989 para proteger estas aves. Es una zona de protección especial según la Directiva Europea de Aves, y está incluida en la red Natura 2000.

Por supuesto, puede hacer el paseo anterior a la inversa, comenzando en la Puenta Vellaseca. O puedes hacer una caminata más corta por la Senda de la Mollinilla más abajo de aquí. El espacio de aparcamiento es limitado, por lo que nuestro autocar nos dejó aquí y se fue a otro lugar durante la mayor parte del día.

Fue increíble bajar del autocar y encontrarse cara a cara con un buitre leonado (arriba), casi demasiado cerca para fotografiarlo con un objetivo largo. Probablemente era un ave joven, curiosa sobre el mundo que le rodea. Cuando salió volando, intentó aterrizar en un árbol y se quedó atrapado entre las ramas durante un rato, pero finalmente consiguió escapar.